Evita el pie de atletaEl ‘pie de atleta’ (bautizado así por lo común que era esta enfermedad entre los deportistas al contagiarse los hongos en las duchas de los vestuarios o al uso continuado de calzado cerrado que dificulta la transpiración y mantenía los pies húmedos), es una enfermedad producida por hongos que se instalan entre los dedos de los pies. Pese a que su curación resulte, en algunos casos, fácil, debemos estar alertas y tomar todas las precauciones posibles, frente a un nuevo contagio.


Esta patología se presenta como una descamación de la piel, que se va resecando y enrojeciendo hasta provocar grietas y heridas sangrantes. La época de mayor riesgo suele ser el verano ya que solemos andar descalzos por zonas comunes y húmedas como duchas de playa, piscinas, etc., pero también hay que prestar atención a los suelos en gimnasios, saunas, vestidores, y al probarnos zapatos o calcetines.


Para evitar esta enfermedad, debemos lavar los pies con cuidado, usando un jabón neutro y secarlos bien, sobre todo entre los dedos. Usar calzado transpirable de tejidos naturales como piel y algodón, ayudará a nuestros pies a sentirse cómodos y no apretados. Cambiar con frecuencia de calzado y no usar siempre el mismo, evitará la aparición de hongos que se instalan en el calzado por exceso de humedad. Es importante que tomes en cuenta en no caminar descalzo por zonas públicas, mucho menos en los pisos de las duchas. Usar diariamente un aerosol o polvos antifúngicos, evitarán malos olores y funcionaran como un barrera de protección frente a un posible contagio.



Publicado en Piel Sana por Irma Ocampo

Comentarios

Artículos relacionados: