Cirugías para rejuvenecer el rostro  Si estás pensado en someterte a una cirugía que devuelva juventud a tu rostro; pero no deseas transformar tu expresión, debes tener en cuenta que tipo de intervención es la correcta.

La primera, una cirugía del párpado superior. El exceso de piel en esta parte del rostro, además de flacidez, produce pesadez en los ojos, dificultad para abrirlos y para maquillarse correctamente. La intervención se realiza quitando sólo la piel sobrante, sin tocar la musculatura del párpado para no alterar la expresión. No deja cicatriz ya que sólo lleva un punto en el interior del ojo. Se utiliza anestesia local y no necesita ingreso hospitalario.


La segunda, la ojera, o surco de la lágrima, es otro de los aspectos que más deteriora la expresión de los ojos al conferirles un aspecto de cansancio y tristeza. Un mininjerto graso cilíndrico, extraído del párpado superior, rellena el hundimiento de la ojera. Es una técnica novedosa y muy poco traumática, se realiza con anestesia local y tiene una rápida recuperación.

Y la tercer y última es una liposucción de papada, indicada para personas jóvenes, con buena calidad en la piel del cuello pero con un exceso de grasa que borra el ángulo entre la mandíbula y el cuello. La intervención consiste en extraer la grasa mediante una incisión de 3 mm. Se realiza con anestesia local y es una cirugía ambulatoria.

El cirujano plástico Luis de la Cruz recomienda estas tres intervenciones para devolverte hasta 10 años de juventud a tu rostro.


Publicado en Cirugi­a Estetica por Irma Ocampo

Comentarios

Artículos relacionados: