Consejos útiles para mantener tu piel sin arrugas

Consejos para una piel sin arrugas



La Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética ha elaborado un decálogo con consejos muy prácticos para prevenir la aparición de las antiestéticas arrugas.


Cuida tu piel de la radiación ultravioleta (UV), exponerte demasiado al sol acelerará el proceso de envejecimiento cutáneo y la aparición de las arrugas. Las cremas con filtro solar están recomendadas para la óptima protección de la piel.


Evita los 'solariums' artificiales. Si deseas un tono de piel dorado, prueba con los bronceadores cosméticos o las cremas de auto-bronceado.


Si deseas una piel sana, abandona definitivamente el tabaco. Este hábito, que afecta al corazón y pulmones, también causa daños a la piel. Según recientes estudios, la piel de los fumadores se arruga antes, y que son más propensos al cáncer de la piel.


Si deseas perder esos kilitos de más, evita los cambios ruscos de peso. Al estar encogiendo y estirando tu piel, perderás su elasticidad, y no podrás recuperar su tonicidad y vitalidad tras cada nuevo cambio.


El agua es muy importante para mantener una piel joven, bebe al menos dos litros de agua cada día, especialmente fuera de las comidas. Este buen hábito, te asegura una completa eliminación de toxinas, así mismo como una correcta hidratación de la piel.


Una alimentación rica en hidratos de carbono por la mañana y al mediodía, son la fuente de energía que necesitas para funcionar y proteínas por la noche, son necesarias para reconstruir las células y los órganos, incluida la piel, que se desgasta durante el día.


La piel de alrededor de los ojos es extremadamente delgada y frágil, y es aquí precisamente donde suelen aparecer las primeras arrugas faciales como consecuencia de las contracciones musculares repetitivas, utiliza lentes correctores, si las necesitas y no olvides nunca tus gafas de sol.


Duerme sobre la espalda o intenta hacerlo, las personas que duermen de lado suelen despertar con líneas y marcas sobre la piel, que con el tiempo, por el traumatismo continuado, éstas pueden convertirse en permanentes.


Evita fruncir el ceño, apretar las mandíbulas y hacer muecas, esfuérzate conscientemente en relajar los músculos faciales.


Utiliza los dermocosméticos adecuados, indicados por un profesional.


Publicado en Piel Sana por Irma Ocampo

Comentarios

Artículos relacionados: