La Celulitis y Algunos ejercicios que debemos practicar para eliminarla

La celulitis es un problema en las mujeres, es la acumulación de grasa y adiposidades, especialmente en los muslos y en los glúteos, aunque también se puede dar en la zona abdominal inferior y por detrás de los brazos. En realidad es más bien una hinchazón de las células grasas, lo que da ese efecto de “piel de naranja”.




Se sabe que la Celulitis se da entre un 90 a casi un 98% en las mujeres de cualquier edad, pero son aquellas que siempre han permanecido delgadas a lo largo de la vida quienes tienen más posibilidades de tener éxito con un tratamiento, puesto que la piel permanece con mejor elasticidad.


Debemos tomar en cuenta que no tiene una solución rápida ni definitiva. Se necesita tener mucha paciencia para combatirla y ayudar a mejorar en la medida de lo posible estos nódulos de grasa que forman la celulitis.


Para mejorar en lo posible estos nódulos de grasa, existen diferentes ejercicios, dietas y tratamientos que podemos seguir.


Ejercicio
Le damos algunos consejos para facilitar esta práctica: no necesita ir a un gimnasio para realizarlo, no se necesita de mucho esfuerzo,
pero si fuerza de voluntad y tiempo para poder seguirlo con regularidad.


Busque un ejercicio físico que sea compatible con su horario, un ejercicio físico que sea coherente con las condiciones físicas y peculiaridades de su cuerpo, un tipo de ejercicio que esté a su alcance. Un ejercicio con el que disfrute.



Es importante escoger un tipo de ejercicio con el que se disfrute ya que, de lo contrario, es muy fácil caer en la tentación de abandonarlo por muchas otras causas como la falta de ganas, el cansancio, etc. El ejercicio que se realiza debe gustar, debe ser una experiencia lúdica y divertida para no dejarlo.


Acompáñelo con la música que más le guste; músicas con ritmo, relajantes o simplemente sonidos de olas o pájaros. También los aromas son de gran ayuda para crear un ambiente especial para ese momento y espacio suyo.


La falta de tiempo y de ganas no debe ser un impedimento, por esto una sencilla caminata puede ser una buena manera de hacer ejercicio físico. Además de su sencillez, el hecho de caminar se puede realizar en cualquier lugar y a cualquier hora, pudiendo escoger la intensidad y la prolongación de dicha actividad partiendo de las características de cada persona.



Otra manera de aprovechar las actividades cotidianas para hacer ejercicio, es evitando los ascensores y utilizando las escaleras, aprovechar los pequeños desplazamientos para hacerlos a pie o en bicicleta, y todo aquello que pueda conllevar un sedentarismo en los hábitos diarios. El ejercicio físico debe ser un objetivo alcanzable con una finalidad muy concreta, cuidarse.


Publicado en Tratamientos por Azucena Hermoza

Comentarios

Artículos relacionados: