Las joyas, más que un simple accesorio son un complemento importantísimo de todo vestido elegante, traje casual o look elaborado, cualquiera sea el estilo. Millones de mujeres sencillamente no pueden resistirse al encanto y belleza que estas poseen, y están atentas a ofertas de Joyas de ocasión.

Ya sea de oro, plata, platino u otros metales, siempre contarán con una inmensa acogida. Algunas prefieren las gemas, brillantes y valiosas; las que no solo se limitan a las piedras preciosas de primer orden como los diamantes, rubíes, zafiros o esmeraldas, pues también el acabado logrado con piedras como el amatista, lapislázuli, cuarzo, ónix, ámbar (de origen vegetal) o muchas otras es bastante valorado.






Pero es importante conocer una Joyería de confianza, que venda a un precio razonable sus artículos y no mienta sobre los quilates o pureza de los minerales usados, ya que esto determina el valor del producto final como todos sabemos. Una franquicia reconocida y confiable es por ejemplo Joyerías Siglo XXI, que a lo largo de 16 provincias de España tiene 24 tiendas. Esta empresa nació en 1991, y entre las ventajas que ofrece están sus productos con diseño de vanguardia, buen servicio de ventas, marketing diferenciado, profesionales de metales y piedras preciosas para mayor garantía, y precios bastante conscientes con el bolsillo del cliente. Por si fuera poco se ofrecen certificados de calidad en todos los artículos de diamante, mientras que los de oro son de 18 quilates (750 mm) y la plata es de ley (925 milésimas), con los certificados correspondientes en cada caso.






Además, actualmente ofrecen la posibilidad de acceder a sus servicios por medio de una práctica tienda online, que nos ahorrará el tiempo de tener que trasladarnos hasta el local físico. En esta tienda online podemos encontrar sus últimas promociones y ofertas, ya sea en colgantes, aretes, anillos, cadenas o pendientes. No perdamos la oportunidad de aprovechar las tarifas especiales que se publicitan en la web.


Publicado en Noticias de Belleza por Alfonso Sachettini

Comentarios

Artículos relacionados: