Cinco consejos para mantener tus extensiones en verano

Queda muy poco para que comencemos a disfrutar del verano, o lo que es lo mismo, desconectar de la rutina y dedicarnos por completo a descansar.


Época de sol, de pasar horas tumbados en la playa o sumergidos en la piscina. Acciones en las que sometemos a nuestro pelo -al igual que a nuestra piel- a muchas agresiones externas que pueden alterar su color, debilitarlo, resecarlo y dañarlo si no tomamos unas mínimas precauciones y seguimos unos fáciles consejos, tendremos que cortar por lo sano.


El pelo, al contrario de la piel, no tiene medidas de defensa contra las condiciones medioambientales, pero si, además, tenemos extensiones de pelo natural, los cuidados han de ser diarios una rutina muy fácil de seguir pero constante.


Así seguiremos luciendo esa melena que tanto nos gusta y volveremos de las vacaciones más radiantes (si cabe) que antes de irnos.



A continuación os dejamos unos sencillos pasos para el cuidado y mantenimiento del cabello con extensiones durante las vacaciones:


Cepilla a diario tus extensiones

Al igual que durante el resto del año, el cepillado y desenredado diario del pelo es fundamental para mantener el cabello en perfectas condiciones. Si mojamos las extensiones enredadas, quedarán apelmazadas y llegará un momento que serán imposibles de manejar. Usa un cepillo de cerdas anchas y evita los tirones.


Con el desenredado conseguiremos, además, que los productos que apliquemos se introduzcan mejor hasta la raíz de nuestro cabello.


Hidratación constante

El cloro, la sal y el sol son potenciales enemigos de nuestro pelo.


Lo aconsejable es que, antes de ir a la playa o la piscina, apliques algún protector capilar con protección solar. Durante el día, y tras cada sesión de baño en el mar o en la piscina, lo mejor es un spray acondicionador que ayude a desenredar e hidrate. Antes de aplicarlo es mejor secar bien el cabello para retirar el exceso de agua y humedad.


Si optamos por recoger el pelo en una coleta, no nos olvidemos de enjuagar el pelo muy bien para evitar la acumulación de salitre o cloro.


Cúbrete el pelo

Aunque hayamos protegido nuestro cabello con algún protector solar, para evitar que nuestro cabello se queme o se reseque en exceso, lo mejor es que, cuando estemos tomando el sol de forma directa, nos cubramos con algún sombrero, turbante o pañuelo…


Acondicionar

Cuando regreses a casa, retira bien todos los restos de productos, cloro y sal del cabello con un champú hidratante. Intenta que sea pH neutro para que el pelo recupere sus niveles normales.


Tras lavar bien (siempre con el pelo hacia atrás) y aclarar con agua tibia, tirando a fría (el agua muy caliente puede dañar nuestras extensiones), aplica un buen acondicionador. Si puedes, deja que el pelo `respire´, evita el calor y deja que se seque al aire.


También, es aconsejable aplicar -una vez a la semana- una mascarilla regeneradora. Esto hará que nuestro pelo tome fuerza además de movimiento y brillo único.


Recoge el pelo para dormir

Es mejor acostumbrarse a mantener el pelo recogido en una coleta o trenza cuando nos vayamos a la cama. Esto evitará que nuestro pelo se enrede durante la noche y nos levantemos con la melena de un león.


Si seguimos estos sencillos consejos, protegeremos nuestro cabello y aumentaremos la vida de las extensiones sin dejar de disfrutar del verano.


Publicado en Tips de belleza por Javier Colomina

Comentarios

Artículos relacionados: